Quiste de Baker (quiste poplíteo) (Baker’s Cyst (Popliteal Cyst))

Quiste de Baker (quiste poplíteo) (Baker’s Cyst (Popliteal Cyst))

Antecedentes médicos y examen físico

El médico documentará sus antecedentes médicos completos y le pedirá que describa sus síntomas. Querrá saber si usted ha tenido una lesión en la rodilla anteriormente.

Luego, examinará minuciosamente la rodilla afectada y la comparará con la rodilla sana. Durante el examen, el médico buscará si hay lo siguiente:

Su médico también palpará (tocará) la parte de atrás de la rodilla donde está el quiste. Con frecuencia, un quiste se vuelve rígido cuando la rodilla está totalmente extendida, y blando cuando la rodilla está flexionada.

Pruebas de diagnóstico por imágenes

Es posible que le indiquen que se haga pruebas de diagnóstico por imágenes para ayudar a confirmar el diagnóstico y obtener más información sobre su afección.

(Izquierda) En esta radiografía de una rodilla sana, el espacio entre los huesos indica que el cartílago está sano. (Derecha) Esta radiografía de una rodilla con artritis muestra que hay una pérdida importante del espacio articular.

Imágenes por resonancia magnética (MRI). Estos estudios brindan imágenes claras de los tejidos blandos del cuerpo. Su médico puede indicarle una MRI para saber más sobre su quiste y para detectar si hay un desgarro de meniscos u otra afección subyacente.

Esta MRI muestra un área llena de líquido detrás de la rodilla, la ubicación característica del quiste de Baker.

Tratamiento no quirúrgico

La mayoría de los quistes de Baker desaparecen por sí solos. En el caso de los quistes que no desaparecen, el tratamiento inicial es siempre de naturaleza no quirúrgica y puede incluir una o más de las siguientes medidas:

Tratamiento quirúrgico

Con poca frecuencia, es necesario hacer un tratamiento quirúrgico para el quiste de Baker. Sin embargo, podría recomendarse si usted tiene síntomas dolorosos que no se alivian con el tratamiento no quirúrgico o si el quiste regresa repetidas veces después de la aspiración.

La artroscopia se usa para tratar afecciones dentro de la rodilla, como los desgarros de meniscos, que pueden producir un quiste de Baker.

La imagen muestra una cámara e instrumentos insertados mediante portales en la rodilla.

Leave a Comment

Your email address will not be published.