Fermín Cacho niega el dopaje y recuerda su paso por la …

Fermín Cacho niega el dopaje y recuerda su paso por la …

Fermín Cacho pasó de nuevo a la primera línea de actualidad cuando Eufemiano Fuentes, el mayor inductor del dopaje en España, afirmó que le había tratado en los años de gloria deportiva del soriano. Según el doctor, aquel oro de agosto de 1992 estuvo manchado por la sombra de las sustancias prohibidas, algo que Fuentes negó taxativamente ya en su momento y lo ha vuelto a hacer ahora.

“Sí, Eufemiano Fuentes me trató pero jamás me dopé”, ha admitido el doble medallista olímpico en una entrevista en ‘El Mundo’. “Nunca me dopé y lo demuestran los 500 controles que pasé en mi carrera”, zanjó al respecto.

Estas son sólo algunas frases de un amplio repaso a su trayectoria vital en el citado periódico, donde también recuerda los tiempos en los que cambió las pistas por un ámbito igual o más competitivo: la política.

Fermín Cacho entró en las listas del PSOE de Andújar (Jaen), donde reside, con la intención de ser concejal y siempre estuvo muy vinculado al ámbito del partido socialista, incluida su inclusión en la Plataforma de Apoyo a Zapatero de 2008 de la que formaron parte otras personalidades como Joaquín Sabina, Boris Izaguirre o el también campeón olímpico Gervasio Deferr. Igual que del deporte guarda sobre todo gratos recuerdos, de la política no tiene una opinión tan positiva. Aquella experiencia fue “fatal” y “horrible”, rememora, antes de hacer un análisis un poco más extenso. 

“Mi opinión es que en España no estamos preparados todavía para la democracia. No sabemos utilizarla, no entendemos que puedes tener unas ideas distintas y trabajar juntos, que no por estar en un bando ya todo lo de los demás está mal y son el enemigo. Aquí estamos para sumar, pero nos pasamos la vida restando. No entiendo que si algo es positivo para tu país o tu municipio, y todos somos inteligentes como para saber que hay cosas universalmente buenas, te pongas en contra y lo pares porque lo proponen los contrarios”, afirma Cacho, que vivió esta confrontación en primera persona.

“Me pasaba continuamente. No puedo con ello. Somos una democracia en pañales que no madura. Un país maravilloso, que nos dan hostias y siempre nos levantamos, pero no logramos avanzar unidos y hacerlo aún mejor. Me desespera. Esto no es un Madrid-Barcelona, cojones“, sentencia de manera muy gráfica.

Leave a Comment

Your email address will not be published.